¿Qué ver en Girona? 5 lugares inolvidables para visitar en 2 horas

¿Qué ver en Girona? 5 lugares inolvidables para visitar en 2 horas

Contenidos

Que no te engañe su tamaño: Girona es una ciudad con mucho que ofrecer.

Pero es posible que en tu próxima visita no tengas el tiempo necesario para perderte por sus calles como te gustaría. Por eso hemos hecho este listado con los lugares más emblemáticos que ver en Girona.

Cada uno de ellos se puede visitar en dos horas (o incluso menos), así que incluso si solo vas a estar un día te da tiempo a verlos todos. 

Además, al final del artículo te contaremos cómo puedes conocer a fondo la historia de cada uno de estos lugares. 

Ponte unos zapatos cómodos, porque nos queda mucho por andar. 

Qué puedes ver en Girona en un día de visita

Girona es una ciudad que podrías visitar durante días sin cansarte.

Pero en el caso de que solo vayas a pasar allí una sola jornada, estos son cinco lugares que tienes que ver sí o sí. 

Toma nota. 

El casco histórico y la catedral

Nuestra primera parada, como no podía ser de otra manera, es el casco histórico.

Las calles de esta zona de la ciudad conservan la esencia de la época medieval. Caminar por ellas es como viajar muchos siglos atrás en el tiempo. 

Dentro de tu recorrido por esta zona hay varios puntos clave que no deberías perderte. Entre ellos se encuentra el barrio judío, que es uno de los mejor conservados de Europa. 

Además, en esta zona se alza también la catedral de Girona, uno de los edificios más emblemáticos de Girona capital y que está reconocida como la catedral con la nave gótica más ancha del mundo. 

Los baños árabes

Otra joya del casco antiguo de Girona a la que vale la pena dedicarle unos minutos. 

Aunque son conocidos como baños árabes, en realidad se trata de una edificación románica que quiso imitar la esencia de los baños orientales. 

Se encuentran muy cerca de la catedral, por lo que puedes detenerte en ellos antes de terminar tu recorrido por el casco antiguo. 

Las casas colgantes del río Oñar

El río Onyar divide la ciudad en la parte antigua y la nueva. 

De por sí, los propios puentes que lo cruzan son de visita obligada durante tu visita a Girona. En especial el Puente de Hierro (construido por Gustave Eiffel), o el Puente de Piedra de Isabel II. 

Pero además, desde el Puente de Hierro disfrutarás de unas magníficas vistas de las casas colgantes del Onyar.

Estas edificaciones —que parecen flotar sobre las márgenes del río—, son famosas por sus coloridas fachadas, que parecen sacadas de una postal del norte de Europa. 

La muralla de Girona y los Jardines de los Alemanes

La línea de amurallamiento de Girona ha sobrevivido a siglos de ataques e intentos de invasión. 

Su construcción comenzó durante la época romana, en el siglo I a.C., y continuaron ampliándose hasta el IX d.C. Por eso, en el camino que recorre su parte superior es posible encontrar desde inscripciones latinas hasta letras árabes. 

A través de ellas llegarás a los Jardines de los Alemanes, un espacio idóneo para visitar en Girona si vas con niños. 

Estos jardines deben su nombre a un antiguo acuartelamiento de mercenarios alemanes que se instaló durante el siglo XVII. 

A día de hoy, las ruinas de este acuartelamiento se han integrado a la perfección con uno de los jardines más vistosos de la ciudad.

Además, desde lo alto de las murallas tendrás una vista privilegiada del atardecer sobre la ciudad de Girona. 

El Barrio de Sant Feliu

Si quieres disfrutar de la noche gerundense, el barrio de Sant Feliu es el lugar idóneo. 

Este barrio es conocido por sus numerosos restaurantes de lujo y sus clubes de música, en los que puedes tomar una bebida mientras disfrutas de un concierto de jazz.  

Además, también alberga la basílica de Sant Feliu, que fue la primera catedral de Girona y la única hasta el siglo X. 

En el interior de la basílica se conservan diferentes obras de arte, como ocho sarcófagos paganos y paleocristianos, o el Cristo yacente del maestro Aloi.

Todo ello sin olvidarnos de la historia oculta de este barrio. 

Y es que esta zona fue conocida durante cinco siglos como el barrio chino de la ciudad y el lugar donde se concentraban los burdeles. 

¿Te gustaría conocer la verdadera Girona?

Los lugares que te hemos mostrado en este tour de un día son algunos de los más emblemáticos de Girona. 

Pero solo con eso no vas a poder conocer todos los entresijos que esconde la ciudad.

Si además de visitar Girona también te interesa saber más sobre su historia, sus leyendas y sus secretos, hay una solución: contratar uno de nuestros tours privados.

En estas rutas privadas, tú y tus acompañantes contaréis con un guía solo para vosotros, que enseñará con todo lujo de detalles todos los lugares que hemos visto en este artículo.

Además, de su mano también podréis conocer todos esos detalles del pasado gerundense que no aparecen en ningún blog de viajes y que solo los guías locales conocen. Si quieres entrar más a fondo en la historia de la ciudad y entender cómo era la vida en el pasado, pincha aquí y reserva ya tu tour privado.

Te puede interesar